La Oficina de Igualdad y Violencia de Género realizó un experimento social en centros educativos por la conmemoración del 8M